Barceló Hotel Group se incorpora al mercado de Portugal con el Allegro Madeira, de cuatro estrellas

El emblemático edificio donde se erige dispone de vistas al mar poniendo la guinda a tan espectacular escenario en su azotea, gracias a su romántico ‘rooftop’ bar

113

ActualitatDiària

Madeira es uno de los principales destinos vacacionales de Portugal, y su capital Funchal un importante centro de negocios que cada vez es más visitado. En 2017 1,4 millones de turistas eligieron esta bella isla portuguesa ubicada en el Océano Atlántico para pasar sus vacaciones o por motivos de trabajo, generando 7,5 millones de pernoctaciones (*).

Según el Director general de Desarrollo de Negocio de Barceló Hotel Group, Jaime Buxó, “ese relanzamiento turístico ha sido el que ha justificado la entrada de Barceló Hotel Group  en el archipiélago luso, con la incorporación bajo régimen de alquiler del Allegro Madeira,  un hotel de 4 estrellas y 124 habitaciones. Su apertura está prevista para el próximo 1 de junio”.

Una vez más, concluye Buxó, “un grupo sólido e internacional como Barceló Hotel Group ha demostrado su capacidad y flexibilidad para alcanzar acuerdos satisfactorios con propietarios de hoteles individuales, como es el caso de la familia propietaria del Allegro Madeira, garantizando la rentabilidad de sus proyectos a largo plazo y reduciendo los riesgos que a veces presenta el sector turístico debido a sus ciclos de demanda alta y baja”.

Se trata un moderno hotel sólo para adultos que fue completamente renovado en 2017 y que se encuentra ubicado a tan sólo 2 kilómetros de Funchal y a apenas 500 metros de la famosa Promenade do Lido de la capital.

Con una singular fachada que incorpora el tradicional azulejo portugués, este emblemático edificio se erige con vistas al inmenso mar, poniendo la guinda a tan espectacular escenario en su azotea, gracias a su romántico ‘rooftop’ bar. Para los que prefieren navegar por aguas dulces, el hotel cuenta con una amplia piscina exterior que hará las delicias de todos los clientes, tanto como su restaurante especializado en gastronomía portuguesa e internacional. Los más deportistas podrán entrenarse en su gimnasio con luz natural, y relajarse posteriormente en las dos cabinas con las que cuenta su spa. Acogedoras estancias decoradas con el azul portugués que rememora el infinito marino y evoca la época de Ultramar acogerán a los visitantes para mecer sus sueños en una de las islas más sorprendentes de este lado del mundo.

 

 

Deixar resposta

Per favor, escriu el teu comentari!
Per favor, escriu el teu nom ací