El Lion Stage del Rototom Sunsplash enacara la recta final del festival repleto de fórmulas musicales diversas

88

Actualitat Diària

Las propuestas variadas y las diferentes fórmulas musicales en una misma velada son las mejores cualidades del Lion Stage. Música de calidad para satisfacer muchos paladares. La electrónica y la sonoridad caribeña han sido las reinas de esta quinta jornada de Rototom.

Empezamos por Ras Kuko, que llegó a las 21.45 en punto. El cantante de las Islas Canarias, unido históricamente a los One Xe Band de Madrid, trajo su nuevo espectáculo al Lion Stage cuatro años después de su última aparición en el Rototom. Una actuación completa y lograda, con referencias a sus adorados sonidos caribeños que suelen estar presentes en la producción de Ras Kuko.

Y hablando de influencias y de electrónica, cuando llegó el momento de los Zion Train y de su actuación en su trigésimo aniversario, el público ya estaba esperándolos. Una cantidad siempre variable de colaboradores e influenciadores culturales, musicales, de diferentes nacionalidades y procedencias, unidos por un solo credo: la música, el dub y el reggae. Un show extraordinario, hecho de diferentes estilos, de voces variadas, masculinas y femeninas, Raiz de los Almamegretta, Nish Wadada, Dubdadda, Paolo Polcari, el Master of Dub Paolo Baldini al bajo, entre otros. Una mezcla líquida y total de dancehall, dub, potente y cautivadora. La multitud llegó fascinada con los sonidos que salían de máquinas y chismes extraordinarios, manejados por el director de orquesta Neil Perch a su manera innovadora y experimental. Con los vientos a todo meter, la gente se divirtió. En el Rototom, los Zion Train deberían tocar todas las noches.

Los activistas del reggae franceses Danakil, amigos del Rototom desde hace unos años tras su participación en el Main Stage en 2014, volvieron al Lion acogidos por una pequeña multitud de fans franceses que les esperaron pacientemente durante más de una hora. Roots reggae de nueva generación, un cruce de estilos muy sinceros con letras que reflejan de manera precisa el pensar de los artistas. Un espectáculo muy dinámico y variado que no dejó de entretener y divertir a todo el pueblo del reggae.

Y para cerrar la jornada 5, Saritah. La surcoreana residente en Australia trajo un soplo de espíritu femenino a las masas nocturnas que se agolpaban frente al Lion. Temas intensos, melodías ligeras, pero con letras muy conscientes, con mucho significado, todo ello con sonido roots reggae, soul y dancehall. Un gran espectáculo al amanecer, como siempre sucede en el Lion Stage.

Deixar resposta

Per favor, escriu el teu comentari!
Per favor, escriu el teu nom ací